EFLUVIO TELÓGENO – DERMATOLOGÍA DEL CABELLO

telogen effluvium

La condición «efluvio telógeno» fue definida por primera vez en 1961, en la que el síntoma que describe la enfermedad, es decir, la pérdida de cabello difusa ha sido reportada extensamente en la literatura médica publicada a través del siglo 20.

Las formas de pérdida de cabello por efluvio telógeno afectan de manera generalizada y extensa el cuero cabelludo y el cuerpo. Normalmente, el sistema inmune no esta relacionado, aunque hay excepciones ocasionales), (Headington 1993). El efluvio telógeno usualmente se desarrolla muy lentamente en un periodo de varios meses. Normalmente no es una forma permanente de pérdida de cabello. Eventualmente, los folículos capilares se pueden recuperar. La recuperación y el regreso a la densidad normal del cabello es muy lenta y puede tomar varios meses.

TELOGEN EFFLUVIUM – LA DEFINICIÓN

La definición de «efluvio telógeno» explica muy bien el tipo de pérdida del cabello relacionada con esta patología. Todos los folículos en los humanos pasan por ciclos de actividad cuando producen fibra de cabello y ciclos de inactividad (fase de reposo) donde no se produce la fibra. Telogen es el nombre dado a la etapa del ciclo cuando los folículos se encuentran en la fase de reposo. Efluvio es una palabra en latín que significa «soltar». Así que el término «efluvio telógeno» describe los folículos entrando a una fase durmiente y soltando los cabellos.

En un individuo normal y saludable, mas del 90% de los folículos están en una fase de crecimiento (anagen) y sólo el 10% están en telogen, (fase de descanso). Si el porcentaje de los folículos que están en la fase telogen aumenta significativamente entonces ocurrirá un aumento del la caída del cabello y un adelgazamiento difuso del cabello y de los pelos del cuerpo. En casos extremadamente raros, el efluvio telógeno lleva a una fase donde casi el 100% de los folículos entran en una fase de descanso. Cuando esto ocurre la persona afectada desarrolla una pérdida total del cabello (alopecia universalis).

El diagnóstico «efluvio telógeno» es un término general para una variedad de patrones de pérdida de cabello y para diferentes factores causantes. Cualquiera que sea la forma en que el adelgazamiento aparezca o cualquiera que sea la razón que provoca la caída difusa se puede dar un diagnóstico de telogen effluvium si hay un aumento significativo en el porcentaje de folículos en fase de descanso respecto a la norma. Las etapas tempranas de alopecia androgenética producen un aumento de folículos en fase telogen, así que el efluvio telógeno puede también ocurrir asociado a otras causas de pérdida del cabello.


EFLUVIO TELÓGENO – LAS CAUSAS

Algunos detonantes pueden promover el efluvio anágeno y el efluvio telógeno en una misma persona. Para identificar las causas del efluvio telogen debe de tenerse en cuenta que el individuo puede haber estado expuesto al detonante hasta cuatro meses antes de que se manifiesten la caída del cabello y los primeros síntomas. Puede ser muy difícil identificar claramente las causas que dieron lugar al desarrollo del efluvio telógeno.

LAS CAUSAS POTENCIALES DEL EFLUVIO TELÓGENO

Hay muchas causas potenciales que provocan el efluvio telógeno. Las causas más comunes están listadas aquí abajo:

  • Deficiencias alimentarias – Como falta de vitaminas o minerales y particularmente el hierro
  • Dietas drásticas – Priva a los folículos de nutrientes cuando necesitan crecer.
  • Hormonas/Embarazo/Parto – Anormalidad en los niveles hormonales de la mujer, especialmente durante y después del embarazo.
  • Alopecia inducida por fiebre – Altas temperaturas corporales, en respuesta a enfermedades infecciosas crónicas. Afectan la división celular del folículo capilar y las células responden reduciendo su actividad.
  • Radiación Ultra Violeta (UV) – La exposición a la radiación ultravioleta puede llevar a la destrucción de algunas células sensibles del folículo y ralentizar el crecimiento del cabello.
  • Pérdida significativas de sangre – Privan a los folículos de los nutrientes necesarios, obligándolos a una actividad reducida.
  • Ingestión de medicinas – Entre las cuales está el cumarin, heparina, propanolol o excesiva ingesta de vitamina A.
  • Hipertiroidismo o Hipotiroidismo – Las hormonas tiroideas tienen un efecto profundo en la actividad de los folículos.
  • Efluvio neonatal – Los recién nacidos pueden presentar pérdida difusa de cabello en los primeros meses de vida.
  • Estrés físico extremo como cirugías – La cirugía pone en extremo estrés físico y emocional a los individuos y puede detonar el efluvio telógeno.
  • Estrés emocional – El estrés emocional crónico o un shock repentino puede afectar a adversamente a los folículos, aunque el mecanismo por el cual funciona no se conoce aún.
  • Enfermedad severa – Las enfermedades severas agudas o crónicas alterarán el funcionamiento normal del cuerpo y esto puede causar un impacto en los folículos.