PROPECIA, PROSCAR Y FINASTERIDE – UN MEDICAMENTO CONTRA LA CALVICIE

finasteride, propecia e proscar

¿Qué es la Propecia y cómo funciona?

Finasteride es el nombre de la sustancia contenida en una medicina que se ha hecho conocer como uno de los tratamientos más eficaces para la cura de la alopecia androgenética.

El nombre comercial utilizado por esta medicina es «Propecia».

Muchos de ustedes pueden haber oído nombrar también a otro producto llamado «Proscar», que contiene la misma sustancia activa (finasteride) pero que es utilizado más específicamente para hombres que presentan problemas de próstata.

Tanto Propecia como Proscar son marcas comerciales propiedad de Merck & Co. Inc. , EE.UU.

El Finasteride había sido en principio desarrollado por Merck como medicina para el tratamiento de la hiperplasia prostática. Durante los ensayos clínicos con hombres con problemas de la próstata se referencia un interesante efecto secundario a nivel del crecimiento del cabello.

Después de haber recibido la aprobación de la Federal Drug Administration (FDA) para el uso del finasteride como tratamiento para el cuidado de los problemas de hiperplasia prostática, Merck decidió probar las posibilidades de utilización del finasteride como tratamiento para la calvicie desarrollando el medicamento.

Como está ampliamente descrito, la 5 alfa-reductasa es una importante enzima que se encuentra dentro y alrededor de los folículos capilares y que convierte la testosterona en la mucho más potente dihidrotestosterona. Esta última es la hormona más responsable en influir negativamente en los folículos capilares y de causar la alopecia androgenética. Hay al menos dos tipos de enzima 5 alfa-reductasa. Se considera que la del tipo uno (I) es más activa que la del tipo dos (II) en el desarrollo de la alopecia androgenética.

 

PROPECIA, PROSCAR Y FINASTERIDE – ¿Cómo funcionan?

La Propecia es un inhibidor de la 5-alpha reductasa del tipo II. Con producción reducida de 5 alpha-reductasa del tipo II parece haber mucho menor testosterona convertida a dihidrotestosterona. Con menos dihidrotestosterona atándose a los receptores andrógenos de los folículos del pelo parece haber una menor miniaturización del folículo en la alopecia androgenética. Originalmente, muchos dermatólogos se cuestionaban si un inhibidor de la 5-alpha reductasa del tipo II sería realmente efectivo en tratar la alopecia androgenética. La 5-alpha reductasa del tipo I generalmente no es afectada por la Propecia y continúa convirtiendo algo de testosterona en dihidrotestosterona. Sin embargo, si los resultados de las pruebas clínicas debieran de tomarse en serio, entonces las preocupaciones de los dermatólogos no tendrían fundamentos.

Las pruebas de la fase III de la Propecia han continuado durante varios años. Un placebo es una prueba aleatoria controlada. De acuerdo con el fabricante de Propecia, Merck, en una de estas pruebas de Propecia involucraron inicialmente a 60 clínicas dermatológicas (33 en los Estados Unidos y 27 en otros países) con 1533 varones voluntarios durante el primer año. De éstos voluntarios 1215 continuaron en el programa durante el segundo año. Los hombres tenían entre 18 y 41 años de edad al empezar el estudio y presentaron alopecia androgenética definida como tipo III, IV o V en la escala Hamilton/Norwood. A éstos hombres se les suministró ya fuera 1 mg de Propecia al día o un placebo.

La Propecia se ingiere en tabletas de forma oral y funciona sistemáticamente.

Ambas pruebas subjetivas y objetivas fueron utilizadas regularmente a través del estudio para evaluar el crecimiento del cabello. El análisis subjetivo de cada paciente incluyo responder a un cuestionario validado para examinar sus puntos de vista sobre el éxito/fracaso de su tratamiento. El análisis objetivo incluyo la observación de una determinada área del cuero cabelludo con un objetivo marcado con puntos de tatuaje en el mismo lugar en cada paciente. La evaluación incluyó el examen de la densidad del pelo terminal y una evaluación global de la cobertura de la piel del cuero cabelludo en busca de densidad, crecimiento piloso lineal, diámetro del cabello, la duración de la fase anagen, y la cinética de reemplazo de cabello. Se tomaron regularmente fotografías a nivel global para el análisis semi cuantitativo del cambio cosmético general. Tanto los datos subjetivos como los datos objetivos fueron analizados por los dermatólogos, los cuales no sabían cual individuo estaba recibiendo Propecia y cual estaba usando un placebo.

 

PROPECIA, PROSCAR Y FINASTERIDE – Los resultados de las pruebas

Los resultados del primer año de estudio de la fase III fueron: un aumento de la densidad media de 86 pelos por pulgada de diámetro en la zona marcada en el cuero cabelludo (+11%) para los usuarios de Propecia. En contraste, los usuarios del placebo tuvieron una disminución de la densidad media de 21 pelos (-2,7%). Al parecer, esto dio lugar a una diferencia media de 107 pelos terminales más por pulgada de diámetro circular de destino en los usuarios de Propecia en comparación con los usuarios del placebo. Una evaluación a ciegas de las fotografías globales (semi análisis cuantitativo) después de un año propuso mejoras del crecimiento total del cabello en el 48% de los hombres usando Propecia y el 7% de los usuarios de placebo. El 30% de los usuarios de Propecia describieron una ligera mejora y el 18% una moderada o mucha mejora.

El 6% de los sujetos de prueba que recibieron placebo dijeron que habían mejorado ligeramente y el 1% declararon moderada o excelente mejoría.

En el segundo año de estudio no se produjo ningún aumento en el crecimiento del cabello en la zona del cuero cabelludo, objeto del estudio para los usuarios de propecia, por lo tanto la densidad capilar seguía siendo la misma. El análisis semi cuantitativo de tipo fotográfico ha sugerido una mejora constante de la cobertura del cuero cabelludo suministrada por los cabellos también para el segundo año de estudio. Este incremento se debe a los folículos capilares ya presentes durante el primer año de análisis han desarrollado una prolongada fase anagen y han incrementado el calibre de su fibra capilar. Los usuarios del placebo continuaron incluso durante el segundo año de pruebas a tener una gradual progresión de la alopecia androgenética y una consiguiente menor cobertura.

Los estudios indicaron que la edad de la persona no influye en la tasa de éxito y la duración de la pérdida de cabello no marcó la diferencia. Como era de esperarse, aquellas personas con menor pérdida de cabello tenían una menor mejoría cuando usaban la droga. Se observa que los caucásicos tienen una mejor respuesta al finasteride en comparación con los asiáticos o los afroamericanos. Así que la Propecia funciona para una parte de los hombres, pero no para todos los hombres con alopecia androgenética. Es más probable que detenga la pérdida adicional de cabello y para una minoría afortunada la droga en realidad fomenta nuevo crecimiento del pelo.

Dividir las pastillas de finasteride (Proscar) para el uso en el tratamiento de la alopecia androgenética es una práctica común en países donde la Propecia no está actualmente disponible.

Los comprimidos de Proscar contienen una dosis de Finasteride de 5 mg cada uno. Una dosis de 5mg puede resultar óptima para el tratamiento urinogenital, pero es más de la necesaria para la alopecia androgenética. Los comprimidos de Propecia contienen una dosis de 1 mg cada uno, así que dividir los comprimidos de Proscar en 4 o 5 pedazos es una recomendación común que hacen los dermatólogos que recetan finasteride en los Estados Unidos.

La Propecia generalmente se tolera muy bien y hay pocos individuos que reportan efectos secundarios. Los efectos secundarios que se reportaron durante pruebas clínicas de la próstata y alopecia están listados a continuación:

 

  • Agrandamiento y sensibilización de los pechos, comezón de la piel e hinchazón de los labios. Todos son eventos raros pero deberían ser reportados a su doctor en cuanto sean detectados.

Los siguientes efectos secundarios son raros y generalmente desaparecen durante el tratamiento mientras el cuerpo se acostumbra al uso de la medicina. Sin embargo, debería consultar a su doctor si cualquiera de los siguientes efectos secundarios persiste.

Dolor abdominal, dolor de espalda, disminución de la libido (disminución del interés en el sexo), diarrea, mareos, dolor de cabeza, impotencia (incapacidad para tener o mantener una erección), disminución del volumen de la eyaculación (disminución de la cantidad de semen). Una disminución en la cantidad de semen durante la eyaculación no debe afectar su rendimiento sexual, ni es un signo de algún cambio en la fertilidad.

La Propecia es bien tolerada con dosis de hasta 80 mg al día, utilizadas por algunas personas con hiperplasia prostática benigna, sin ningún aumento aparente de los efectos secundarios. Observe, sin embargo, que no tiene sentido tomar altas dosis de finasteride para la alopecia androgenética, como se ha demostrado no hay mejoría significativa en la respuesta al tomar 1 mg de finasteride en vez de 5 mg.